¡10 cosas que hacer en Bath!

Paseando por las calles de Bath

En mi verano en Oxford, no todo iba a ser estudiar inglés, así que cogimos un bus, un tren y otro bus -seguían en obras- para llegar por fin a Bath. Normalmente, el tren es directo desde Oxford pero yo tuve mala suerte. Antes de ir, lo único que sabía era que fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 – porque lo había leído- y solo me sonaba que sale en todos los libros de Jane Austen, sin olvidarme de sus famosas termas romanas. Yo solo me preguntaba qué hacían ahí. Así que nos desplazamos para encontrar la respuesta.
Nosotras pasamos solo un día y estas son las 10 cosas imprescindibles que debes hacer para exprimir al máximo tu tiempo en Bath:

1. Dar un paseo por Parade Gardens

En tu ruta hacia el centro te toparás con un precioso jardín a orillas del río Avon, el pulmón verde de la ciudad. Cuesta 1,20£ entrar y aunque te dará rabia, piensa que no te viene mal deshacerte de las monedillas antes de volver a España. Su precio merece la pena por ver el monumento principal del jardín dedicado a Jane Austen. Es toda una obra de de arte floral, que además, cambian cada cierto tiempo. Eso sí, ya que has pagado por entrar date una vuelta, incluso túmbate en el césped, échate una siesta, móntate un picnic, lo que quieras… Que el jardín está impecable y da gusto pasear por él. Y sino, siempre puedes verlo desde arriba que es gratis.
Parade Gardens
Parade Gardens

2. Visitar Bath Abbey

Desde el famoso jardín, date la vuelta y verás el edificio más alto, la Abadía de Bath. ¡Ni se te ocurra saltártelo! Es uno de los monumentos que más turistas atrae y la verdad que solo por sus columnas, sus colores y su majestuosidad merece la pena entrar. Si tienes oportunidad de subir a la torre, no la desperdicies. Verás la ciudad desde una perspectiva que te enamorará.
Está abierta de 9h30 a 17h30 los lunes y de martes a viernes de 9h a 17h30. Los sábados abre de 9h a 18h y los domingos de 13h a 14h30 y de 16h30 a 18h. Ojo con los horarios porque yo fui un domingo y si te despistas, no entras.
Bath Abbey

3. Visitar los Roman Baths

Estos baños romanos son los que dan nombre a la ciudad así que son visita obligatoria. Lo peor es que no serás el único, y por eso te llevará aproximadamente una hora conocer toda su historia. Hay tanta gente, al menos en verano, que será mejor que quedes con tus amigos a la salida. Si eres estudiante, te costará 13,75£, y si eres adulto, 17£; aunque si entras después de las 17h, te costará 15,50£. El precio incluye una audio-guía la mar de útil, que te irá explicando paso a paso cómo eran las termas en el siglo XIX. Están tan bien conservadas que con un poco de imaginación que le eches y algún que otro vistazo a las recreaciones en vídeo disponibles, no te resultará nada difícil transportarte a aquella época.
Roman baths, Bath

4. Llegar hasta The Circus

Me encantan los edificios en glorieta y ésta es un círculo perfecto, lo que le podría haber inspirado el nombre al lugar. Las casas de alrededor son tan iguales que no sabrás por qué calle de la plaza has entrado. Es una de las cosas más características de Bath y no verás algo parecido en ningún otro lado. Además, el aire victoriano que tiene cada construcción es digno de admirar.

5. Pasear por Royal Crescent Street

Es un conjunto de viviendas dispuestas en circulo, que a mi parecer forman un entorno único. La primera mitad del jardín es privado, el cual pueden disfrutar sólo los vecinos de la zona, y la otra mitad es para el resto de la humanidad. Y es justamente en este jardín donde los ingleses se despatarran para aprovechar los rayos de sol que brinda el verano. En vez de eso, yo te aconsejo dar un paseo por toda esa naturaleza porque merece realmente la pena. Además, siguiendo la Royal Ave, llegarás también al jardín botánico y a nuestro siguiente punto obligatorio.
Royal Crescent Street, Bath

6. Recorrerse el Royal Victoria Park

Este recorrido es ideal cuando el tiempo acompaña. Y ni te hubieras nunca imaginado que tan solo alejándote un poquito del centro encontrarías este espacio verde tan grande, otro de los lugares favoritos de los batonienses para pasar el tiempo, haga bueno o malo.

7. Entrar al Jane Austen Center

Jane Austen es la escritora preferida de todos los habitantes de Bath y por ello, tienen un centro dedicado a ella situado en un edificio antiguo de estilo georgiano y todo te recordará a la época en la que vivió ahí. Viajar al pasado cuesta 11£ si eres adulto, y un poquito más rebajado si eres estudiante. Así que si no eres fan de la escritora, te parecerá caro (para mí lo es). Además, esta no fue la casa real donde habitó Jane, es una recreación bastante fiel a la original que se encuentra en la misma calle unos números más abajo.

8. Recorrer Milsom Street

Es la calle comercial por excelencia de Bath, donde más que comprar, mirarás, pero siempre está bien conocer. Hay cafés antiguos que te amenizarán el paseo.

9. Cruzar el río por Pulteney Bridge

Del otro lado del río, tendrás unas vistas estupendas de la abadía. No tiene el mismo encanto que el puente viejo de Florencia, pero la idea me pareció un poco la misma. Un puente con negocios repartidos a cada lado. Una vez que estés del otro lado de la orilla del río, encontrarás unos pubs con terraza muy guays para refrescarte.
Pulteney Bridge, Bath
Vistas a la Abadía

10. Perderte por Bath

Te parecerá que lo digo para que sean 10, pero no, es algo fundamental que hay que hacer en cada ciudad. Tirar el mapa (si te mueves con google maps, no hace falta que lances el móvil al río, ¡por dios!), dejarte llevar por tu instinto, dar vueltas e impregnarse del encanto de esta ciudad al ritmo que marcan las gaviotas con su aleteo. Por un instante, me sentí como en la película “Los Pájaros” de Hitchcock y que las gaviotas nos iban a atacar de un momento a otro. Seguro que a ti también te pasará. Pero obviando esta pequeña paranoia, disfruté muchísimo recorriendo cada rincón de esta ciudad. Cada construcción respeta la edificación anterior, los colores, la arquitectura y, todo el conjunto desprende una armonía hipnotizante.
Párate por un segundo a pensar que esta lovely city se llama “Bañera”. Vale, sí, hace honor a las termas romanas pero no nos vamos a engañar que en español suena fatal. Aun así, con bañeras o sin ellas, tiene un encanto especial que no te puedes perder.

Bath, Inglaterra

Bath, Inglaterra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *