¡Bosco de Lobos, el restaurante italiano de moda!

Ficha de mi experiencia en Bosco de Lobos, el restaurante italiano de moda en Madrid

BOSCO DE LOBOS
Nº de personas Pedido Tiempo de espera Precio Lo mejor Lo peor Nota Extras
5
  • 5 cervezas Brutus
  • Croquetas de berenjena y parmigiano (6 uds)
  • Alcachofas fritas
  • Ceviche de pescado blanco con ají amarillo, naranja y sal negra
  • 2 Pappardelle con ragú de carne al vino tinto
  • Tagliolini con gambas al ajillo
  • Risotto de Plancton
  • Tarta de queso con virutas de crumble
15 minutos para los entrantes

20 minutos para los platos

110, 25€ La belleza del lugar El tiempo de espera 7,5

 

“Bosco de Lobos, comida Italiana en un jardín, en pleno centro de Madrid. Bosco es bar, terraza, centro de reunión y trabajo.”

Había oído hablar de él, había leído pero hasta ahora no había ido. Tenía las expectativas muy altas, y quizás ese fue el problema. Salí contenta pero no tanto cómo esperaba.

Nos recibió un hombre con una gran sonrisa, nos acompañó a la mesa y esto fue lo que pedimos:

1. De entrantes:

    • Croquetas de Berenjena y parmesano: es lo primero que llegó y nos moríamos de hambre, así que perdón por las fotos. Están buenas, pero tienen más sabor a queso que a berenjena. El crujiente de fuera es agradable a la boca pero se me hizo que había poco relleno.
      Croquetas, restaurante Bosco de Lobos Croquetas, restaurante Bosco de Lobos
  • Alcachofas fritas: No me las esperaba así, esperaba que vinieran con su jamoncito, su ajito y esto para mí era como tempura. Me gustó pero le añadiría el salado del jamón para no tener un sabor tan plano.
    Tempura, restaurante Bosco de Lobos

No estoy acostumbrada a esperar tanto tiempo. Entiendo que si pido entrantes es para que en cuanto los termine, no tarde en llegar el plato principal y eso me pareció un gran fallo por parte de cocina.

2. Platos principales:

  • Tagliolini con gambas al ajillo: huelen muy bien pero… ¡Dios! Podrían avisar que picaban tanto o el cocinero se pasó con la guindilla. Están buenos, la pasta bien cocida pero no me gusta el picante, al menos el resultado que me deja en la boca. Las gambas vienen contadas y yo solo deseaba pillar una para relajar mi paladar. Es un buen plato si te gusta el picante.
    Tempura, restaurante Bosco de Lobos         
  • Pappardelle con ragú de carne al vino tinto: realmente veníamos por este plato. Todo lo que esté cocinado con vino nos encanta y estos pappardelle no nos decepcionaron.
    Pappardelle al ragú, Bosco de Lobos
  • Risotto de Plancton: ¡Deliciosamente sorprendente! Primera vez en mi vida que pruebo un plato a base de plancton y repetiría. Imaginaba que sabría a mar, pero no tan bien. No me parece muy común encontrar platos como este así que lo recomiendo 100%. (Tengo entendido que no está siempre en la carta.)
  • Ceviche de pescado blanco con ají amarillo, naranja y sal negra: lo pedimos como plato y realmente se queda corto, pero como entrante es perfecto. Estaba bien aliñado y el pescado estaba tierno, aunque el sabor es bastante fuerte. Me gusta probar todo pero por lo general no es uno de mis platos favoritos. Las comidas tan frescas me suelen saber a producto de limpieza, pero podría decir que es uno de los mejores ceviches que he probado. (He probado muy pocos).
    Ceviche, restaurante Bosco de lobos Ceviche, restaurante Bosco de lobos

3. De postre:

  • Tarta de queso con virutas de crumble: rico y muy cremoso. No es la mejor tarta de queso que he comido.
    Tarta de queso, Bosco de lobos

* Para beber, pedimos cerveza Brutus. Es artesanal, y no la habíamos visto antes así que la probamos. No tiene mucho alcohol y es bastante ligera.
Cerveza Brutus, Bosco de Lobos
** Tengo que decir que el pan que tienen está buenísimo, un bollito tierno y crujiente por fuera.
Restaurante Bosco de Lobos

Conclusión:

Volvería PERO
No pediría los tagliolini con gambas al ajillo. La próxima vez me lanzaré a las pizzas o la hamburguesa Bosco. Si le ponen el nombre del local eso es que estarán orgullosos de ella. Nada más entrar piensas que no te has equivocado, el sitio es muy chulo y el personal es extramadamente amable. Nos fuimos con un sabor amargo, ya que nos dijeron que cerraban a la 1:30h, nos pedimos una copa y a la 1:15h ya nos estaban echando… Olvidando ese detalle, el resto de la noche el trato estuvo bien.

¡Si te quedas en Madrid esta Semana Santa, puede ser una buena opción porque por algo es el restaurante italiano de moda en Madrid!

Contacto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *