Las noches de Moscú, restaurante ruso en Madrid

Restaurante Las noches de Moscú, Madrid

Ficha de mi experiencia en Las Noches de Moscú

LAS NOCHES DE MOSCÚ
Nº de personas Pedido Tiempo de espera Precio Lo mejor Lo peor Nota Extras
3
  • 1 borsch moskovit (sopa de remolacha con nata y verduras)
  • 1 assorti: degustación de 6 platos principales típicos rusos (mínimo 2 personas)
  • 1 shashlik s barashka (brocheta de cordero a la parrilla con hortaliza)
  • 1 kotleta po-kievski (pollo al estilo kiev)
  • 1 shashlik s belugy (brocheta de esturión y langostinos)
  • 3 sorbetes de limón con vodka
20 minutos 80,90€ / 27€ por persona El servicio Raciones muy vastas 8,3 Chupito de vodka

 

“La alimentación es el antiquísimo vínculo que une todo lo viviente, incluido el hombre, a la naturaleza que le rodea.” (Ivan Pavlov)
“De ahí nuestro esfuerzo en conseguir unos exquisitos y esmerados platos.” Eso es lo que nos prometen nada más sentarnos.

Ni he pisado Rusia ni he comido en mi vida en un ruso, pero nos apetecía probar algo diferente y ahí que fuimos. Creo que no escogimos nada mal las platos:

1. De entrantes:

  • Un assorti: nos dijeron que era el típico aperitivo ruso. Vienen como 6 ensaladillas: una de pollo con nueces, otra de zanahoria con champiñones, de remolacha con huevo duro, de queso y la ensaladilla rusa, que por el nombre podrías pensar que es la que conoces, pero lleva pepino y el gusto en la boca es diferente. En general, me gustaron todas pero la ración es muy generosa como entrante para dos personas. Es el típico plato que al primer mordisco te gusta y te apetece seguir comiendo, pero al tercer mordisco no apetece más. Está bueno pero es empalagoso y muy abundante.
    Assorti, aperitivo ruso, Las Noches de Moscú, Madrid
    Assorti, aperitivo ruso, Las Noches de Moscú, Madrid
  • Borsch moskovit: la sopa si es por mi no la pedimos, no son los típicos ingredientes que me atraigan, pero me sorprendió gratamente. Me parece más acertado como entrante que el assorti. Por el aspecto no deduciría los ingredientes de la descripción. Viene servida en una cazuelita, es una ración correcta, estaba buena y aunque lleve nata resulta más ligera.Sopa Moskovita, Las noches de Moscú, Madrid

2. Platos principales:

    • Shashlik s barashka y shashlik s belugy: las dos brochetas estaban presentadas de la misma manera, y el emplatado me llamó la atención, la guarnición (un trozo de calabacín, uno de patata y otro de berenjena) estaba buena pero es prescindible al ser dos brochetas excesivamente grandes. El plato era demasiado pequeño para la cantidad de comida que llevaba. Los trozos de pescados me parecieron quizás demasiados gordos, y aunque no estuvieran secos, corren el peligro de que se queden como mazacotes. Otra pega que le pondría sería que los langostinos podrían venir pelados. Por su parte, el cordero estaba en su punto. En general es un buen plato, pero tardas tanto en comerlo que se queda frío.
      Shashlik s barashka, Las Noches de Moscú, Madrid                                                          Shashlik s belugy, Las Noches de Moscú, Madrid
  • Kotleta po-kievski: si no habíamos probado un ruso menos aún un ucraniano, que es lo que sugiere su nombre, pero realmente no tiene nada que ver. Innovamos pidiendo este plato y nos salió bien. Es un buen plato aunque la ración es un poco vasta. Parece una croqueta enorme y se parece un poco al San Jacobo pero viene relleno de mantequilla y algo de queso. Las guarniciones, sobre todo el puré de patata, estaban muy ricas.
    Pollo al estilo Kiev
    Pollo al estilo Kiev

3. De postre:

  • Sorbete de limón con Vodka: nosotros lo habíamos pedido de mandarina (porque es el único sabor que pone en su carta) pero no había, así que nos quedamos con ganas de probarlo. No tiene mucho misterio, si te gusta el limón te gustará, pero el vaso es muy grande. Te tomas un par de ellos y ya te vas de fiesta.
    Sorbete, Las Noches de Moscú, Madrid

Al terminar nos trajeron un chupito de vodka a cada uno (detalles de la casa).

Conclusión:

Volvería PERO
Desde los entrantes hasta el postre son muy generosos en las raciones, así que yo aconsejo que si pedís un plato principal no coger entrantes. En cuanto al servicio, son dos personas atendiendo, pero están muy bien organizados: un hombre en barra que sirve las bebidas y la camarera, que hace el resto, es de lo más agradable.  La decoración del local está muy sobrecargada, está claro que es un ruso con sus muñecas rusas, matrioska, te puede puede gustar o no, pero sabes dónde estás nada más entrar.
Me llamó mucho la atención la cantidad de gente a la que les gusta la comida rusa, porque yo en toda mi vida ni me lo había planteado, y aquí no dejó de entrar y salir gente.

wwwAunque no tienen página web, puedes reservar desde ElTenedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *