Restaurante Lamucca, Madrid

Ficha de mi experiencia en Lamucca

LAMUCCA
Nº de personas Pedido Tiempo de espera Precio Lo mejor Lo peor Nota Extras
5
  • Quesadillas de pollo
  • Pimientos del Padrón
  • Verduras a la plancha
  • Pizza: la de pulpo gallego
  • Tartar de atún rojo
15 min 18€/pers. / / 7 /

 

Cinco amigos sin demasiada hambre, y esto fue lo que pedimos en el restaurante Lamucca de Almagro:

1. De entrantes

  • Quesadillas de pollo: es una buena ración y sin embargo, es el plato que menos me convenció. No sé si será por el toque a cilantro- que yo personalmente odio-
    o porque no saben tanto a pollo como deberían… Tienen un ligero toque a picante que te pilla por sorpresa.
    Quesadillas de pollo, Lamucca, Madrid
  • Pimientos del Padrón: pues lo que vienen siendo unos buenos pimientos del Padrón de toda la vida, unos pican y otros no. Al punto de sal y además, la ración super generosa es ideal para compartir.
    Pimientos del padrón, Lamucca, Madrid
  • Verduras a la plancha: definitivamente una buena elección. Calabacines, calabaza, pimiento rojo y amarillo, espárragos, champiñones, berenjena y la típica cebolla por la que nadie discute. Todo esto acompañado por una salsa que sabe realmente bien y que hasta te serviría para mojar las quesadillas que aún no has terminado de comer. El rulo de queso de cabra parece que viene de regalo, y aunque algunos de la mesa lo agradecieron, yo odio que impregne de su sabor el resto del plato.
    Verduras a la plancha, Lamucca, Madrid
  • Pizza: la de pulpo gallego: no suena tan mal como una pizza con piña. De primeras, el concepto me chirrió y sin embargo, su sabor me sorprendió gratamente. La masa es fina y ligera, los trozos de pulpo, ni finos ni gordos, así que el conjunto es perfecto para masticar y el resultado, muy agradable en boca.
    Pizza de pulpo, Lamucca, Madrid
  • Tartar de atún rojo: fresco y ligero, siempre un acierto. Tartar de atún rojo, Lamucca, Madrid

Conclusión

VOLVERÉ
Porque tienen un carta muy completa e interesante que satisface los gustos de todos los comensales, por muy dispares que estos sean. Es extraño en mi que no pida postre para cerrar la velada, pero las raciones son bastantes generosas, por lo que acabas saciado. ¡Así que al menos una vez más seguro que volveremos para probar sus dulces! En estas noches de verano, lo ideal es llegar el primero y pillar mesa en la terraza. Seguramente no serás tan afortunado (tampoco es mi caso) y te tocará en el interior, donde estarás mucho más fresco y además, el sitio es muy cool con techos altos y decoración vintage. La relación calidad-precio está muy bien, y además, fueron muy amables con nosotros, porque al final fuimos una persona más y nos cambiaron de mesa sin ningún problema. Te recomiendo reservar en cualquiera de sus locales, Lamucca de Pez, de Serrano o el de Almagro; porque suelen estar hasta arriba.

Contacto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *